Mitos del scroll en la web

Existe un mito muy popular que dice que la gente no hace scroll en las páginas web, por lo que todo el contenido debe encontrarse siempre en la parte superior. Lo cierto es que poco importa el largo de una página, sino qué tanto es capaz de “enganchar” e incentivar a seguir leyendo.

Es cierto que en los comienzos de la web, la gente hacía muy poco uso del scroll y cualquier contenido que no se encontrara de un primer vistazo tenía una baja probabilidad de ser visto.

En aquella época, los conocimientos de “informática” generales se limitaban al uso de CD-ROMs interactivos, cajeros de bancos, etc. Los usuarios se habían acostumbrado a que en la mayoría de los casos, las opciones y la información importante siempre se encontraría en una sola pantalla.

Luego llegó la web, y lo cambio todo.

A medida que nos hemos ido familiarizando con el uso de internet, hemos aprendido a utilizar una herramienta muy sencilla y útil de los navegadores: la barra de scroll (o mejor aún, la rueda del ratón). Junto a ello hemos descubierto que, de vez en cuando, puede que exista “algo” en la parte inferior de la página.

Esto no significa que aún no se recomiende priorizar e incluir la información más relevante en la parte superior de la página, que deberá ser la encargada de incentivar al usuario a hacer scroll y conocer que hay debajo.

¿Por qué diseñar una “página larga”?

No todas las páginas tienen que incluir una gran cantidad de información, pero en los casos en que así lo requieran, no debemos dudar en utilizarlas ya que pueden ofrecernos ciertas ventajas:

  • Presentaremos una mayor cantidad de información de forma más amena. Imagina una página sobrecargada de información, dónde todo compite por nuestra atención en un pequeño espacio… ¿te sentirías cómodo leyéndola?
  • Facilitaremos la navegación. Es más rápido y fácil encontrar toda la información sobre un tema en una única página que dividir la información en múltiples páginas, obligando a pensar por dónde continuar y esperar que se cargue una nueva página.

Conclusiones

Incluye los contenidos más relevantes en la parte superior de la página, ya que esto garantiza que la mayor parte de los visitantes lo vean.

En ciertas ocasiones, el scroll puede ser tu mejor aliado y ayudarte a presentar la información de una forma mucho amena y usable. Tan sólo hay que saber cuándo y cómo usarlo.

Dedica tu mayor esfuerzo a crear contenido de calidad y presentarlo de forma interesante para incentivar su lectura y “contar una historia” que valga la pena leer. Esto destruirá cualquier mito y logrará que tus visitantes hagan uso de la mágica rueda del ratón.

Después de todo, si has llegado hasta aquí, es porque has usado el scroll 🙂

Vía team-interactive.com

Deja un comentario